biólogo, inmunólogo, parasitólogo, rockero, farandulero, ucevista y venezolano
FelixjTapia... Refresh for more!

Rómulo Betancourt: a 100 años de su nacimiento


betancourt

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Rómulo Betancourt. Escogí dos artículos  a tono con la vivencia actual de los venezolanos. El primero es de María Teresa Romero publicado en El Universal y el segundo de Rafael Marrón González publicado en El Correo del Caroní.

Rómulo Betancourt por María Teresa Romero 

El Universal Caracas, miércoles 20 de febrero, 2008

Sin su tenaz espíritu democrático, no hubiera salido airoso del gran reto histórico

Este 22 de febrero Rómulo Betancourt cumpliría 100 años de vida. ¿Cuáles de los muchos atributos positivos de su personalidad y transcurrir vital no podríamos destacar para celebrar su centenario de nacimiento? Porque no por casualidad es recordado como el gran constructor democrático de la Venezuela del siglo XX; porque no por mero azar descolló como líder latinoamericano, hombre de Estado, dirigente partidista, así como intelectual, escritor y periodista. Sus múltiples dones han sido reconocidos por partidarios y detractores.

Mas hoy, con una Venezuela agónica como telón de fondo, al borde del abismo institucional, destruida socioeconómica y moralmente por los “nuevos” revolucionarios del siglo XXI, bien vale la pena subrayar entre sus virtudes su inagotable voluntad de lucha, organización y fe democráticas puestas de manifiesto en numerosos momentos de crisis políticas. Virtudes éstas sin las cuales no hubiese podido sobrevivir con éxito a sus largos años de exilio (19 en total), a tres agotadores años de clandestinidad, y a dos gestiones presidenciales especialmente complejas, plagadas de amenazas internas y externas (incluso hacia su integridad física). Sin su tenaz espíritu democrático, RB tampoco hubiera podido salir airoso del gran reto histórico que le tocó enfrentar: liderar y organizar un partido político y un proyecto de nación que, con todos sus defectos y fallas, logró encauzar durante 40 años los destinos de la República por la senda civil y pluralista, así como echar las bases de una cultura política que aún persiste en la mayoría de los venezolanos y sin la cual no hubiésemos podido resistir la avalancha antidemocrática que nos destruye desde hace nueve años.

A partir del 2-D, se le abrió a todas las fuerzas opositoras del país (no sólo las partidistas) una gran ventana de oportunidad para recomponer y relanzar el proyecto democrático del siglo XXI. Pero esta podría perderse si no impera un genuino ímpetu democrático, una firme voluntad de organización y unidad estratégica opositora. Ojalá seamos dignos del legado betancourista.

María Teresa Quintero  

Rómulo Betancourt: El hombre para el momento histórico/ Rafael Marrón

Correo del Caroní
viernes, 22 de febrero de 2008

betancourt2.jpeUna carta enviada por Rómulo Betancourt al artista plástico mexicano Rufino Tamayo en ocasión de una visita suya a Venezuela, es la mejor referencia para conocer al hombre político que fue Rómulo Betancourt: “(…) Tú estarías en Venezuela en los próximos días. Posiblemente no nos veamos cuando se inaugure tu muestra, porque siendo fraternal amigo y compañero de Partido del Presidente Pérez, por elemental discreción no asisto a ningún acto público en el cual esté presente. Es posible que tampoco los vea en la recepción que él y su esposa Doña Blanca les darán en La Casona, casa de residencia presidencial. Es que ellos invitan allí, por imposiciones de su jerarquía política nacional, a personas a quienes no les doy la mano. Soy muy consecuente con los rencores que tengo contra quienes fueron connotados alentadores intelectuales o participantes en la guerrilla urbana y rural castro-comunista, que mató a muchos venezolanos durante mi gobierno. Luego aplasté, usando mano dura, a esa subversión que se nutría de dinero y de armas procedentes de Cuba, estafeta de tránsito de Moscú”.

Guatireño de estirpe canaria
 Nació Rómulo Betancourt en Guatire, estado Miranda, el 22 de febrero de 1908, hoy se celebra su centenario, hijo del inmigrante canario Luis Betancourt y de la guatireña Virginia Bello, desde muy joven se inicia en la política luchando contra la dictadura gomecista, por lo que sufrió prisión, y destierro hasta la muerte del tirano. En 1941 funda Acción Democrática que se constituiría en el partido popular venezolano por 40 años y que sería según su propia confesión, su mayor orgullo, y lo sentía tan arraigado en el alma del pueblo que en una oportunidad, en la que el partido se dividió, exclamó, vaticinando el retorno de los que montaban tienda aparte, que “adeco es adeco hasta que se muere”.

Golpe y destierro

 El 18 de octubre de 1945 lidera el golpe de Estado contra Medina Angarita y preside la Junta de Gobierno que gobernara al país durante dos años. Convocadas las elecciones, éstas se celebran el 14 de diciembre de 1947 y las gana Rómulo Gallegos quien es derrocado a los ocho meses de gestión por los mismos militares que los apoyaron para derrocar a Medina, y Betancourt debe exilarse de nuevo, esta vez por diez años, hasta 1958. Falleció, este personaje dominante de la historia política venezolana del siglo XX, el 28 de septiembre de 1981, a consecuencia de un derrame cerebral sufrido en un hotel de Nueva York. Jamás nadie le pudo probar, ni acusar siquiera, de ilícito alguno en el manejo de la cosa pública, salió del gobierno tan pobre como había entrado. Y cuando le tocó presenciar el deterioro ético de algunos líderes de su partido, amenazó con “sacarlos a patadas” de Acción Democrática. Amenaza que debió cumplir para bien de la patria de hoy.

Fue el vencedor de Fidel Castro durante 40 años
 Rómulo Betancourt, fue el primer presidente constitucional de la naciente democracia, surgida del derrocamiento del tirano Pérez Jiménez, elegido el 7 de diciembre de 1958 gracias al nuevo Estatuto promulgado por la Junta de Gobierno, que retoma la normalidad del sufragio universal, directo y secreto, establecido en la Constitución de 1946. Betancourt toma posesión el 13 de febrero de 1959 y gobernó hasta al 11 de marzo de 1964, hombre fuerte de la era democrática fue un firme partidario de la alternabilidad del poder, y por lo tanto de la no reelección. Aprendida la lección de 1948, enfrentó con coraje los sucesivos intentos, que contra la decisión soberana del pueblo venezolano, financió y estimuló Fidel Castro, que insolentemente, con infiltrados en el país, uno de los cuales fusiló años después por narcotraficante, pretendía exportar su infame tiranía transnacional a la patria del Libertador de cinco naciones. Su derrota fue tan contundente, que en las elecciones de 1963 sus seguidores llamaron a la abstención y el 90% de los electores acudieron a las urnas electorales retando la amenaza de violencia los criminales, evidenciando el desprecio de los venezolanos por esa ideología esclavista de corte extranjerizante, que pretendió entregarle Venezuela a Rusia, que aún sobrevive en algunos nostálgicos decadentes de anémico patriotismo.

El primer año de gobierno
 El período presidencial se inició el 13 de febrero de 1959 e inmediatamente, cumpliendo los postulados del Pacto de Punto Fijo firmado el 31 de octubre de 1958, días antes de las elecciones, con el fin de comprometerse a apoyar al candidato que resultare ganador y a compartir las labores de gobierno, considerado hoy en América Latina como uno de los instrumentos más formidables para consolidar la gobernabilidad de una nación; se constituyó un gobierno de coalición formado por el partido ganador Acción Democrática, el partido Unión Republicana Democrática (URD) y el partido social cristiano Copei. Acción Democrática se reservó 2 ministerios: Relaciones Interiores cuya cartera la ocupó Luis Augusto Dubuc y el Ministerio de Minas e Hidrocarburos que desempeñó Juan Pablo Pérez Alfonzo. URD obtuvo 3 ministerios: Relaciones Exteriores, Comunicaciones y Trabajo, ocupados respectivamente por Ignacio Luis Arcaya, Manuel López Rivas y Luis Hernández Solís. Copei obtuvo los ministerios de Fomento y Agricultura ocupados respectivamente por Lorenzo Fernández y Víctor Giménez Landínez. El resto de los ministerios fueron asumidos por independientes, procurándose repetir en las gobernaciones de estado y demás cargos públicos la experiencia de la coalición y también en las juntas directivas del Congreso Nacional, ocupando la presidencia del Senado Raúl Leoni y de la Cámara de Diputados Rafael Caldera. El primer año de gobierno se caracterizó por el continuo acomodo de los intereses partidistas en la coalición y dentro de los propios partidos, por el estallido de brotes de violencia callejera, la sucesión de huelgas laborales, la contracción de la labor productiva y la aplicación de medidas contra los personeros del perezjimenismo implicados en casos de corrupción.

Una nueva Constitución
 Al mismo tiempo, acontecimientos externos, como la baja de los precios del petróleo y la naciente experiencia de la revolución cubana creaban un frágil equilibrio político. Como consecuencia de esto, el presidente Betancourt, su partido y aliados comprendieron la necesidad imperiosa de formular y aplicar medidas muy concretas que contribuyeran al fortalecimiento del naciente sistema democrático. Se iniciaron así los estudios para redactar una nueva Constitución que amparara legalmente y de una manera definitiva la gestión de gobierno, la formulación de una política de reforma agraria y una reforma económica a mediano plazo, destinada a incentivar una economía paralizada. De igual modo, se propició un diálogo con diversos sectores de la vida nacional: los sindicatos, los empresarios, los militares y la Iglesia a fin de lograr apoyos a la labor oficial y se instrumentó una política exterior para defender los precios y el mercado del petróleo venezolano y la estabilidad de la democracia. La labor emprendida se verá amenazada por continuos rumores de golpe de Estado y reuniones conspirativas de grupos que se negaban a aceptar las reglas del juego político y la concreción de una mala situación económica del país.

A Rómulo sí es verdad que “no lo dejaban gobernar”
 El 22 de julio de 1959, a cinco meses de la toma de posesión, Betancourt derrota al general Jesús María Castro León, a la sazón ministro de la Defensa, quien protagoniza el primer intento de derrocar el régimen recién instaurado, y a quien Chávez condecora post morten, recientemente, ratificando su vocación golpista. El 7 de septiembre del mismo año, fracasa otra rebelión encabezada por el teniente coronel Juan de Dios Moncada Vidal y el mayor Ely Mendoza. En abril de 1960 Castro León repite sus intenciones golpistas, esta vez desde San Cristóbal, y es capturado y confinado a prisión. El 24 de junio de 1960, se intenta asesinar a Betancourt en Los Próceres, en una conspiración sufragada por el dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo. El 26 de junio 1961 es tomado el cuartel del Ejército Pedro María Freites, de Barcelona, por eso se le conoce como “Barcelonazo”, fue muy criticada la forma como se reprimió la intentona, pues, 20 de los civiles comprometidos fueron baleados por la espalda y rematados a bayoneta, entre ellos un querido familiar, Leobardo Chacín, y 50 lograron escapar heridos también por la espalda. Ningún militar comprometido resultó lesionado. El 4 de mayo de 1962 se produce “El Carupanazo” cuando se levanta el Batallón de Infantería de Marina Mariscal Sucre, anclado en Carúpano y el Destacamento Nº 33 de la Guardia Nacional del mismo puerto. La insurrección la comanda el capitán de Corbeta Teodoro Molina Villegas con los civiles Douglas Bravo y Germán Lairet. Y también en 1962 se produce el alzamiento de Puerto Cabello, “El Porteñazo” siendo este último el más sangriento, con 400 muertos y 700 heridos. Todos fueron sofocados y encarcelados sus líderes. Y además, en 1960, se inicia la subversión armada del castro-comunismo que afecta la normalidad del país durante nueve años, es decir atrasando las posibilidades de desarrollo del país con el consecuente costo en pobreza y marginalidad. Era tan real la decisión de Betancourt de defender la democracia con su vida, que viajaba con una ametralladora en su vehículo.

El intento de magnicidio
 El 24 de junio de 1960 el presidente viajaba en su automóvil oficial rumbo al paseo Los Próceres donde se tenía programado en horas de la mañana un desfile militar en ocasión de celebrarse un aniversario de la batalla de Carabobo; junto con él viajaban su esposa, el ministro de la Defensa Josué López Henríquez y su señora, el coronel Ramón Armas Pérez, jefe de la Casa Militar y el chofer del automóvil. Durante el trayecto, entrando al paseo, se produce un estallido proveniente de una bomba colocada en un carro estacionado a la derecha que alcanza el automóvil presidencial dejando sin vida al coronel Armas Pérez, produciendo graves quemaduras en las manos del presidente e hiriendo a las demás personas. El Gobierno comprueba la existencia de un complot dirigido desde República Dominicana y acusa oficialmente al gobierno del presidente Rafael Leonidas Trujillo del atentado, invoca el Pacto de Río de Janeiro para que la Organización de Estados Americanos (OEA) conozca el caso y suspende las garantías, contando con el apoyo de los sectores nacionales, sorprendidos por el acto terrorista.

La Carta Democrática de la OEA se basa en la su doctrina
 Durante su gobierno se crea la Corporación Venezolana del Petróleo, se lidera la fundación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, se crea la Oficina Central de Personal, rompe relaciones con el gobierno comunista de Cuba, se plantea en la XVII Asamblea de las Naciones Unidas la reclamación de límites que sostiene Venezuela con Gran Bretaña en el Esequibo, que el “nacionalista” Chávez mantiene congelada de facto, y se inicia la alternabilidad debida entregando el poder a su sucesor elegido por el pueblo. Este período presidencial, a pesar de la intermitente suspensión de las garantías constitucionales para enfrentar los ataques de la guerrilla castro-comunista, se consolidó la democracia por la instauración de un régimen de partidos y se generó en materia de política exterior la llamada “Doctrina Betancourt” en defensa de la democracia en el continente, recogida hoy en la Carta Democrática de la OEA, por la cual Venezuela rompería relaciones de todo tipo con los gobiernos instaurados con golpes de Estado.

Conclusiones para la reflexión
 El 13 de marzo de 1964, Rómulo Betancourt entrega la Banda Presidencial a su compañero de partido Raúl Leoni, lo que prueba la derrota del castrocomunismo. Un balance de su obra de gobierno, con petróleo a dos dólares el barril, incluye “una notable obra en materia de libertades políticas (instauración del régimen de partidos, promulgación de la nueva Constitución); en planificación económica (promulgación del Primer Plan de la Nación); en educación (más de 4.000 escuelas primarias y 200 liceos lo que le valió un reconocimiento de la Unesco); en el rescate de la industria petrolera (creación de la CVP y apoyo a la OPEP); en política económica (la reactivación y la reforma agraria) y en política exterior (defensa del sistema democrático en el continente). En estos 5 años Venezuela había superado el trauma de un régimen dictatorial y había transitado hacia un sistema de libertades que tuvo su mayor éxito en la estabilidad institucional y en el apoyo de los grupos sociales determinantes al gobierno (partidos de la coalición, empresarios, sindicatos, las Fuerzas Armadas y la Iglesia católica), a pesar de las conspiraciones de derecha e izquierda, la lucha armada, la baja en el precio del petróleo, los conflictos con Cuba y las dictaduras de derecha en el Caribe y la reducida productividad económica y social. Como hemos visto, le tocó a Rómulo Betancourt enfrentar cinco intentos de golpes de Estado, un intento de asesinato, combatir las guerrillas, y llevar a Venezuela a unas elecciones libres”. ¿Qué hubiera sido del país y de su democracia, si la Presidencia en esa hora crucial, hubiera estado, por ejemplo, en manos del prócer de Sabaneta? Fuente de datos estadísticos y conclusivos de la obra de gobierno: Enciclopedia Polar.

Print Friendly

12 comentarios |

1 Alfred Monroe { 02.27.08 at 21:57 }

creo que su publicacion esta a destiempo es decir deberia centrarse mas en el ambito actual y pienso que esta enfocada desde un punto de vista muy parcial de quien fuera realmente el señor Romulo Betancourt.
en sus palabras se expresa un sentir politico que premia a una serie de gobiernos en donde no existio una serie de garantias ni derechos sino solo para un pequeño grupo modelo que se habia llevado hasta hace 10 años…Escriba sobre ciencia esa es su especialidad…y le va mejor…..

2 Felix J Tapia { 02.27.08 at 22:27 }

Sr. Alfred Monroe, Primero agradecer su comentario. Sabemos que lo que mejor hacemos es ciencia, sin embargo no podemos permanecer indiferentes al medio que nos rodea. En el caso de la nota en cuestión no es solo premiar a unos gobiernos, es abrir la discusión de que esa época (principalmente los primeros 20 años) no fueron tan malos o clasistas como se quiere decir hoy en día. La construcción de la institucionalidad, la democracia, la ascensión social, etc. fueron logros de esos primeros años de la democracia que comenzó en 1958.

3 nohely arteaga { 03.30.08 at 11:00 }

debe deceir cuando se exilo de venezuela creo q es lo mas interesante

4 Jose Hernández { 04.07.08 at 17:43 }

segun otras publicaciones, no creo mucho en esa tal democracia, porque me parece que favorecia mucho los intereses de los GRANDES EEUU. seguiré investigando…
gracias.

5 alexandra chacon { 04.09.08 at 14:59 }

pienso q debia salir las cosa mas relevantes de su primer gobierno.tales cmo lo economico,politico social cultural..etc etc…pro ta bueno

6 BERTHA DIAZ { 05.21.08 at 13:11 }

SI EL SEÑOR FUE UN LIDER,SOBRE TODO CUANDO DIJO LA CELEBRE FRASE “disparen primero y averiguen despues”y cuando mando abomberdear a carupano donde aparecieron cutrocientos muertos ,mira ni con cuatro cientos años de carcel ubiese pagado aquel pequeñisimo error

7 Bernardo Hernández { 08.08.08 at 15:03 }

La figura de Rómulo Betancourt pasará a la historia por sus vaivenes en la política, de comunista pasó a ser ficha del departamento de estado norteamericano y el principal autor de la debacle venezolana. su famosa frase “disparen primero y averiguen después” es el sello personal qué marcó su nefasto gobierno. Es una figura que se diluirá en el tiempo.

8 Daniela { 03.31.09 at 17:54 }

realmente su punto de vista es un tanto sobre la política de derecha y sobre los factores que apremiaron a los sectores de altos recursos de la epoca, me parece poco crítica su reseña.

9 Felix J Tapia { 03.31.09 at 18:11 }

No creo que analizar A Rómulo Betantcourt es un asunto sencillo. No es un problema de derecha e izquierda o de ricos vs pobres como se pretende vender en los actuales momentos. Los primeros 3 o 4 gobiernos de la llamada 4ta república fueron de una alta inclusión social, educación masiva y mejora de servicios. Creo que lo mejor es estudiar la época con seriedad y dejar las etiquetas para la diatriba política.

10 alejandra salas { 06.08.09 at 21:26 }

Me agrada saber que existen aun personas que a pesar de sus ideologias ven y detectan realidades, comparto con algunos de los comentarios, donde efectivamente R.B. fue comunista por años apoyando y conformando partidos de izquierda, con ideales exactos a los que se predican hoy en dia, con acciones exactas de golpes de estado,alianzas con otros paises, para conspirar con los diferentes gobiernos, tambien termino relaciones diplomaticas con 4 o 5 paises, etc… Tambien cabe destacar que cuentan algunos historiadores y se puede leer en lagunas paginas web (wikipedia)que dijo “que me queme las manos si las he metido en en tesoro nacional”… a los dias fue el atentado donde resulto con quemaduras en el cuerpo…
Y cosas como esa … pero no comparto Padre de la democracia? ME PARECE UN ADECO MAS…DIMENSIONADO POR QUIENES LE SIGUIERON .. QUIEN AMASACRO A QUIEN EL PORTEÑAZO??? Y ASI LA MAYORIA DE NUESTROS POLITICOS QUIEN NO SABE DEL ASESINO DE MORALES BELLO, ENTRE OTROS…TENEMOS QUE LEER HISTORIA DESPOJADOS DE IDEOLOGIAS…

11 Miguel { 06.27.10 at 18:35 }

Excelente artículo. Rómulo Betancourt duelale a quien le duela, es el Padre de La Democracia de Venezuela, político más destacado del siglo XX venezolano, el mejor estadista del siglo XX venezolano. Hombre que aplastó a fidel castro. RB siempre decía hasta su últimos días que el enemigo de nuestra Democracia era el dictador-comunista Fidel Castro; así lo dijo cuando entrego en su discurso al entregar su banda presidencial y lo siguió diciendo.

A los que han dejado sus comentarios, en contra de RB, estudien la Historia de Venezuela , es tan bella, para hablar con base y responsabilidad.

12 Miguel { 06.27.10 at 18:39 }

así lo dijo al pronunciar su discurso el 11 de marzo de 1964, al entregar la banda presidencial y lo siguío diciendo.

Puedes dejar tu comentario a continuación: