biólogo, inmunólogo, parasitólogo, rockero, farandulero, ucevista y venezolano
FelixjTapia... Refresh for more!

La ciudad de los mutantes por Ana Black


Ana_Black3.jpgHoy recibí una pequeña nota de Ana Black que me dejó emocionado pues admiro su forma de escribir y ese grato humor negro. Además anexó su artículo sobre nuestra querida Caracas titulado ‘La ciudad de los mutantes’ para complacer a uno de mis visitantes.  También logré algo insólito me envió en correo posterior su foto, la cual modifiqué con PhotoFunia. Espero te guste, querida Ana.

Black escribió:

Debes saber que tengo un ego insaciable y autónomo, a veces me ataca y me obliga a hacer cosas deplorables como poner mi nombre en Google a ver qué sale y hoy aparece tu blog y yo en él y, bueno, ya recuperada de la inflación paso, no sólo a saludarte sino a agradecer la publicación de mi texto y los gentiles comentarios.

La ciudad de los mutantes

2 diciembre 2001
Ana Black

Asomada a mi balcón, el del tercer piso, donde suelo fumarme el cigarrito de media mañana –ese que mi abuela llamaba, con toda su sinvergonzonería de fumadora seria “el que despeja la mente”– me atormento observando el paisaje. Ambos, tanto el vicio de fumar como el de salir al balcón y mirar hacia abajo son suicidas, ya lo sé, pero qué hacer cuando al viejo hábito se le unió éste de escudriñar los movimientos de la calle. Cada mañana –y en este orden– aspiro, me asomo y me sorprendo siempre con el mismo panorama. Son pocas las variantes que ofrece, pero tan expresivas que siempre me transforman la rutina en espectáculo.

Nunca faltan las pilas de basura en las aceras, esas a las que, en un serio ejercicio que intenta equiparar esta vista a un paisaje rural, llamo médanos. Compuestas por los mismos materiales, sólo cambian su extensión, su altura o el espacio que ocupaban en relación a ayer. No las mueve el viento, son alimentadas por unos brazos furtivos que salen de los edificios; desmayan en mantener intacto este, su paisaje urbano.

Sí logro ver ¡y con que frecuencia!, a los juachuseros. Son los que escupen en la calle, los que no pierden ni el paso ni la compostura mientras practican el admirable arte de arrancarse –pareciera que del alma– todo aquello que les medio estorbe. El jjjjju-á preparatorio lo arrastran, lo suenan, lo proclaman; después y sin detenerse a apuntar lanzan el concluyente ¡chú! que termina su tortuoso recorrido estrellado en cualquier parte… y ahí queda. Me pregunto siempre si al vecino de la acera, el que duerme todo el día en su colchón renegrido y se levanta al atardecer –supongo que para salir a trabajar– no le habrá caído alguna vez uno de estos juachuses impertinentes en su ecológico habitáculo.

Me maravillan los motorizados quienes –no me la calo, pana, mediante– deciden sortear el tráfico maniobrando a toda velocidad por las aceras. Más me sorprende que no haya nadie, ni siquiera esa madre cuyo hijito estuvo a punto de hacer su primer vuelo interurbano bombeado por la moto, que no agarre a éstos especimenes inextinguibles de nuestra fauna citadina y los espachurre a su vez contra la primera gandola que vea, que las hay, y muchas.

Abundan como ñúes en el Serengueti los fabricantes del compos urbano, los que lanzan a la calle, sin contemplación, todo lo que les estorbe, no en el alma esta vez, sino en las manos. Esos van dejando su rastro de servilletas, pitillos, vasitos plásticos, latas de refresco, colillas de cigarros, envoltorios de galletas y hasta pañales desechables, sucios claro, sin sospechar que ese al que consideran el camino a casa, es la propia casa.

Para enterarme de cómo está la situación en la avenida, sólo tengo que estirar el cuello y agudizar el oído. Si la tranca es fuerte y el corneteo furibundo sé que todos los buhoneros están instalados, que debe haber hordas de peatones cruzando a cualquier altura (que para ellos eso del paso cebra no es más que un desvarío de algún alcalde con alma de artista cinético) y sin respetar –¿sin qué?– ¡respetar!, el semáforo. Allí estarán algunos conductores preguntándose qué hacer y los que sí lo saben, intentando atropellar a los licenciosos, a los habilitantes, a los que se inventan la ley.

Ya fumado el cigarrito que me iba a despejar la mente, entro. Vuelvo a mis actividades con la certeza de que, al menos hoy, no se detuvo el proceso. Seguimos mutando. Nuestra adaptación al medio sigue siendo exitosa.

Print Friendly

7 comentarios |

1 Argenis Sequera { 12.09.08 at 5:00 }

Si esto puede llegar a tus ojos, admirada Ana, lee entonces que te había perdido la pista desde los tiempos en que publicabas en El Nacional. Tropiezo hoy de madrugada -cosas de mi a veces oportuno insomnio- gratamente con tus escrito y me hiciste sentir una reconfortante brisita humorística. Muy agradecido.

Ah, tengo una columna algo sardónica en un periódico de provincia, donde pienso dar tu dirección electrónica -si gustas- a tus antiguos seguidores amigos míos.
Saludos,
Argenis Sequera Herrera

2 neiker { 01.28.09 at 18:56 }

quisiera saber la relacion que existe entre el titulo y el contenido a mi parecer es lo cotidiana rutina que se vive en esta ciudad el dia a dia de la gente el trafico todo lo que podemos observar desde un edificio o un sitio determinado

3 kelvi marquez { 05.07.09 at 18:50 }

hola soy kelvi soy un estudiante 5to año ya voy a salir pero la profesora me mando a hacer un a naliciz de su escritura y me parese bueno que es una verdad de realida porque cuando uno va por la calle uno obserba la busura si todos los humano suspieran el daño que le hacen al mundo no lo hisieran y ni tanto el mundo si no a ellos mismo xq de hay vienen emfermedades
gracias

4 marlen { 04.11.10 at 22:04 }

Buenas, quisiera que me des un analisis de tu libro la ciudad de los mutantes, quienes son los mutantes, o somos nosotros por la actitud indiferente a todo lo que nos rodea que sabemos de antemano, daña el ambiente a nosotros, o porque nos daña directamente a nuestra familia no nos importa. no se si estoy encaminada

5 Rosa Alejandra { 05.13.10 at 11:23 }

me gusta las Ciudad de LOS Mutantes, ya q refleja claramente la realidada de Caracas… y de muchas ciudades de VENEZUELA, es una forma de mostrarle a las personas inconsientes lo q hacen paRa que reflexionen, por medio d esta historia…. quisiera saber mas sobre el medio de las novelas , porq me encanta escribir, como t puedo contactar, si puedes dame tu messinger =) att: ROSA A. G. REINA

6 Winifer Ravelo { 06.01.11 at 4:02 }

Divino, ¡divino!, es un caos que hace el té con la tertulia intermediaria entre un consciente y un sujeto, el detalle de la majadería en consecuencia de la alternancia, la indiferencia febril entre los inertes urbanos, y la vehemencia escurrida como una síntesis que desglosa el minuto reflejo que rastrea el requerimiento armónico. Black, ha de ser una mujer muy sensible. Excelente.

7 joan rivero { 06.07.11 at 17:31 }

necesito saber tu biografia no la encuentro en el internet por favor?

Puedes dejar tu comentario a continuación: