biólogo, inmunólogo, parasitólogo, rockero, farandulero, ucevista y venezolano
FelixjTapia... Refresh for more!

Cuarenta años del álbum blanco de los Beatles


beatles2.jpgEl álbum blanco de los Beatles nos acompaña desde hace 40 cuarenta años, tal como lo escribe extraordinariamente Gerardo Guarache Ocque para El Nacional. Un disco emblemático por su contenido, y para mi el comienzo verdadero de la separación artística y amistosa entre Paul y John.

La colaboración Lennon/McCartney fue verdadera hasta ese disco, uno escribía una letra y el otro la musicalizaba, o la construian entre ambos, pero en el White Album se pueden separar como con un cuchillo las canciones que son 100% de uno o del otro.

El final de una historia que marcó una época. Those were the days … my friend.

El álbum blanco más colorido
El Nacional
Sábado 29 de Noviembre de 2008
Gerardo Guarache Ocque

El disco más vendido de los Beatles, grabado en la primavera de 1968, cumplió esta semana 40 años de su lanzamiento

beatles3.jpgEl 26 de agosto de 1967 los Beatles conocieron al líder espiritual Maharishi Mahesh. Pero a la mañana siguiente, su manager Brian Epstein, quien equilibraba las fuerzas de la egolatría dentro de la agrupación, amaneció muerto por mezclar alcohol etílico con barbitúricos.

Alabados por la crítica más voraz gracias a su Sgt. Pepper’s Lo nely Hearts Club Band (1966), acababan de lanzar un proyecto alocado llamado Magical Mystery Tour, y estaban en plena vorágine de fama.

El mundo no era indiferente a ningún paso de los cuatro de Liverpool. Meses después de la intoxicación de Epstein, en 1968, viajaron a la India, para compartir con un hombre barbudo que enseñaba técnicas de meditación.

Las imágenes de la experiencia muestran a George Harrison, Ringo Starr, John Lennon y Paul McCartney sentados de piernas cruzadas, relajados y con radiantes sonrisas, vestidos de blanco, con guirnaldas de flores al cuello, y rasgando guitarras acústicas para escribir música nueva.

Cuando volvieron a Londres, pisaron los estudios Abbey Road, pero acompañados de la nueva pareja de John Lennon, la artista japonesa Yoko Ono.

Su presencia comenzó a acelerar las fricciones entre los integrantes, que a su vez comenzaron a mostrar sus inquietudes individuales.

El productor George Martin abandonó las consolas, perturbado por la tensión que contaminaba las sesiones. Sin embargo, lo que estaba ocurriendo allí generaría una de las grandes obras de la cultura pop.

El espíritu del Mayo Francés languidecía, no así el proyecto Apple Corps, cuya primera entrega fue un LP doble bautizado únicamente como The Beatles (1968), y conocido popularmente como The White Album por la portada que creó (o no) el artista Richard Hamilton.

Actualmente es un fenómeno de culto, no sólo porque es el de mayor éxito comercial de la banda más legendaria de la música popular, sino por el eclecticismo y la libertad que lo alimentaron.

El repertorio incluye desde la pieza más dulce y melodiosa –”Blackbird”– hasta la más estridente demostración de heavy rock, “Helter Skelter”. Estas dos acompañan a la baladita romántica “I Will”, al swing a lo Sinatra “Honey Pie” y a la simpática composición “Martha My Dear”, en los aportes de Paul McCartney.

Lennon mostró letras comprometidas en “Revolution 1″; sátira en “Glass Onion”, “Sexy Sadie” y “Everybody’s Got Something to Hide Except for Me and My Monkey”; y realismo en “I’m So Tired”, “Cry Baby Cry” y “Happiness Is a Warm Gun”. Además, dejó melodías entrañables en “Dear Prudence”, que se la escribió a la hermana de Mia Farrow; y “Julia”, dedicada a su madre.

A esto se suma la madurez de George Harrison con “While My Guitar Gently Weeps” y “Long Long Long”, así como sus juegos con “Savoy Truffle” y “Piggies”. También están los temas que sugieren un verdadero trabajo grupal, como “Back in the USSR”, en respuesta a los Beach Boys; “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, donde todos tocan múltiples instrumentos; y “Birthday”, que es un himno festivo en rock’ n’ roll para picar la torta y soplar las velas.

Finalmente, aparecen los restos intrascendentes como “Don’t Pass Me By”, escrita por Ringo Starr, y las canciones experimentales y absurdas –influenciadas por Ono– “Revolution 9″ y “Wild Honey Pie”. Pero esa borra constituye el margen de error de un gran laboratorio de talento y creatividad.

Lennon declaró posteriormente a Rolling Stone que fue en Rubber Soul (1965), disco que marca el cierre definitivo de las giras, cuando ellos tomaron el control del estudio. Fue allí cuando la banda comenzó a darle rienda suelta a su imaginación. Pero ese décimo álbum de carátula blanca demostró lo prolíficos y versátiles que podían ser tocando los extremos, un legado que hoy cumple 40 años.

Consecuencias Beatles

A una semana de su lanzamiento, The White Album vendió más de 2 millones de copias. Actualmente, ocupa la posición 9 entre los discos más vendidos en Estados Unidos, según la Recording Industry Association of America. Pero es el único en formato doble en esa lista.

De acuerdo con una encuesta de la BBC y la revista Rolling Stone, es el décimo mejor álbum de la historia. Otras creaciones de los mismos Beatles, como Abbey Road, Revolver, Rubber Soul y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, están por encima en la lista.

El disco fue vendido en copias numeradas. Las cuatro primeras les pertenecieron a los integrantes. Recientemente, producto de una subasta en Ebay, la número 5 fue comprada por un sujeto anónimo en Austria por 28.800 dólares.

La productividad de esos meses sobrepasó el límite de los 32 temas incluidos. Lennon compuso “Across the Universe”, incluida en Let it Be (1970), y “Mean Mr. Mustard”, que apareció en Abbey Road (1969). McCartney, por su parte, escribió “Hey Jude” y “Lady Madonna”.

Print Friendly

  • Alberto

    mmm me parece que aqui cae en el error de todo el mundo: la mala critica hacia Revolution 9. Por supuesto que es una pieza con una influencia significativa de Yoko Ono, sin embargo, esta canción, además del significado que lleva consigo, tiene antecedentes como el de Karlheinz Stockhausen, al igual que lo que hizo Paul McCartney en Carnival of Light, segun sus propias palabras. Me parece que Revolution 9, lejos de ser algo “absurdo”, yo mas bien diria que es una oda -quizá algo comercial- a la musica vanguardista, con su razon de ser, experimental. Es lógico que la gente reaccione negativamente al escuchar algo de avant-garde como el de Revolution 9, y es ahi donde me doy cuenta que la gente definitivamente no esta hecha para ampliar su criterio a nuevos o menos conocidos generos musicales, en este caso.