biólogo, inmunólogo, parasitólogo, rockero, farandulero, ucevista y venezolano
FelixjTapia... Refresh for more!

Graciela Pantin concreta su sueño de una especialización en Gestión Sociocultural


Nuestra querida Graciela Pantin tiene un nuevo proyecto que como ella misma dice es “sueño de 30 años”, la creación de una especialización en Gestión Sociocultural.

La misma fue aprobada por el Consejo Universitario de la Universidad Simón Bolívar. Graciela Pantin dice sobre su objetivo: “Formar líderes que movilicen procesos sociales a través de organizaciones en un proceso que tome en cuenta como pilar fundamental los valores culturales. Tú no puedes comprender un proceso de cambio si no entiendes cómo se comunican los miembros de una comunidad, cómo crean, qué aman, qué ven, cómo comen”.

El Nacional
El foro del lunes
Lunes 14 de Julio de 2008
MARJORIE DELGADO A

Graciela Pantin La promotora cultural cree que no todos pueden ser artistas, pero sí creadores
“Enseñar a apreciar el arte es tan importante como enseñar a leer”

La ex gerente de la Fundación Empresas Polar se propuso la creación de una especialización en Gestión Sociocultural. Considera que ésta es una respuesta institucional para un país con una institucionalidad debilitada.

Para Pantin, los procesos de transformación social no pueden estar desligados de los valores culturales

La gerencia sociocultural no es un tema que le es ajeno. Graciela Pantin estuvo al frente de la gerencia general de la Fundación Empresas Polar durante los últimos 16 años y antes había recorrido camino en diversas instituciones culturales del país. Hace 6 meses dejó su cargo para llevar a cabo lo que define como su “sueño de 30 años”: la creación de un posgrado en Gestión Sociocultural. La Universidad Simón Bolívar, encabezada por su rector Benjamín Scharifker, se prestó para el proyecto que desvelaba sus noches. Con los años, la iniciativa, que comenzó con ediciones anuales de cursos sobre la materia, se convirtió en el sueño de muchos.

El miércoles pasado se aprobó en el Consejo Universitario de la USB lo que hasta ahora es una especialización.

Falta un filtro importante, el Consejo Nacional de Universidades. La aspiración es que, luego, el programa pase de especialización a master.

-Venezuela esperó muchos años para que se creara un programa universitario de Gestión Sociocultural. ¿Cuál es la visión?
-Hay que decir que en el país hay muchos programas formativos en el área de gestión de la cultura y las artes, pero no había uno integrador, que incorporara factores sociales de toda índole y culturales como componente indispensables de transformación. En esta especialización no vamos a formar académicos ni investigadores, en principio, sino líderes. En momentos como éste, en el que la institucionalidad en el país está muy debilitada, quedan personas pero no instituciones.

Se abre una oportunidad para formar un nuevo equipo de líderes que le den continuidad a una memoria, a un trabajo, que sostengan y creen de nuevo el aparato institucional que un país necesita para su desarrollo. Lo importante es que lo hagan desde el ámbito sociocultural.

-¿Qué implica la gestión sociocultural?
-Formar líderes que movilicen procesos sociales a través de organizaciones en un proceso que tome en cuenta como pilar fundamental los valores culturales. Tú no puedes comprender un proceso de cambio si no entiendes cómo se comunican los miembros de una comunidad, cómo crean, qué aman, qué ven, cómo comen. La especialización busca formar líderes que puedan ser gerentes tanto en el ámbito público como en el privado. Ellos liderarán organizaciones comprendiendo el fenómeno cultura en su sentido más amplio, sabiendo que los valores creativos hacen que la movilización sea más sustentable.

-Habría que desmitificar la idea de que la cultura está separada de otras áreas. -ése es el punto clave de este proyecto: la inserción de la cultura en su sentido más amplio. ¿Cómo nos reconocemos? ¿Cómo nos vemos? Estos son factores indispensables de la transformación de otros aspectos del sistema social. El deporte, las artes, el ambiente, las ciencias… Esos mundos no están aislados, sino interconectados. Hay que ver la cultura y las expresiones artísticas como parte de ese sistema social, no como la guinda del postre. Es necesario pensar en la creatividad artística como componente indispensable de los procesos de transformación social. Se ha probado que grupos marginados que ejercen una actividad artística que puede fungir como agente del proceso para desarrollar programas en otras áreas no sólo fortalecen el espíritu de grupo y renuevan relaciones, sino que también ayudan a ver la realidad de otra manera. Posiblemente no estés formando en todos los individuos del grupo a futuros Picasso o Mozart, pero a través de esos procesos creativos colocas a todos en otro nivel de apreciación de la vida.

-En la gestión cultural gubernamental se ha planteado la idea de integración entre cultura y comunidad. ¿Cuál ha sido la debilidad de esa propuesta que, al menos en el discurso, no se distancia de lo que usted plantea? -Lo principal es un enfoque básico claro: la libertad de creación. El ejercicio creativo libre tanto en las ciencias como en las artes hace mejores seres humanos, que se expresan de acuerdo con sus sentimientos y motivaciones.

Cuando tratas de supeditar el proceso, que es mucho más importante que el logro, a cualquier otro sistema de valores o de política, pones al individuo en la situación de un minusválido. El trabajo del Estado es facilitar, promover de la manera más amplia, diáfana y desinteresada la formación, la difusión y la investigación de las expresiones artísticas como una expresión cultural más del país.

Es un servicio público tan importante como dar casas o servicios, pero con libertad de expresión. Tenemos derecho a crecer a través de la expresión artística no sólo haciéndola, sino disfrutándola.

Eso te puede cambiar la vida.

-Entonces no todos pueden ser artistas, como se ha sugerido. -No creo que todos podamos ser artistas, pero sí considero que todos podemos ser creadores.

-Entonces todas las personas se pueden implicar con el arte sin necesidad de ser artistas. -Sí. Enseñar a apreciar el arte es enseñar a vivir; es tan importante como enseñar a leer y escribir. Es un compromiso del Estado brindar maneras de formar, de apreciar el arte, de discutirlo. El sector público tiene que ser una plataforma que estimule el desarrollo libre de la creatividad en los más altos niveles porque no se puede poner en desmedro el componente estético del social, ni viceversa.

El sector privado y el Estado -Muchos critican que empresas cuyo objetivo es crear productos perjudiciales para la salud promuevan fundaciones culturales. Dicen que sólo es una forma de solapar su culpa. -Yo creo en el compromiso social de las empresas. La compañías que producen este tipo de productos también hacen campañas de concientización sobre los peligros de su consumo. Eso es responsabilidad y no quita que adquieras otros compromisos con las personas. Ahora todo el mundo habla de la responsabilidad social, pero esto se estaba haciendo desde hace mucho tiempo.

-¿Considera que el sector privado ha disminuidos sus esfuerzos en términos de gestión sociocultural?
-El país ha cambiado. La empresa privada no puede tapar el sol con un dedo. La empresa está satanizada y constreñida: ponen controles de precios, control cambiario, dificultad de acceso a las materias primas.

No hay un clima nacional que genere la suficiente confianza, que estimule la participación del sector. La empresa privada no está llamada a sustituir al Estado, ni a competir con, ni a multiplicar el Estado, sino a complementarlo en el área social.

1 comentario |

1 Manuel { 03.31.17 at 14:56 }

Me interesar hacer contacto contigo. Me podrías enviar tu correo. Gracias.

Puedes dejar tu comentario a continuación: