biólogo, inmunólogo, parasitólogo, rockero, farandulero, ucevista y venezolano
FelixjTapia... Refresh for more!

Dos reflexiones de Amalio Belmonte Secretario UCV sobre acciones y liderazgo en la Venezuela confiscada por el chavismo


El sociólogo y universitario, Amalio Belmonte, Secretario UCV, escribió hoy dos interesantes reflexiones sobre el liderazgo opositor y las acciones a tomar para rescatar la democracia en Venezuela.

La difícil tarea de establecer objetivos políticos frente a un escenario de crisis  severa.                                              

Para algunos amigos todo pareciera dramático , excluyente y dicotómico.  El chavismo , muy astuto, no se plantea dilemas existenciales. Su único propósito es ” conservar el Poder  a costa de lo que sea”.

Hacen concentraciones , coaccionan a funcionarios y beneficiarios de las políticas sociales,  insultan a Almagro, hostilizan y reprimen , arruinan al país, usan colectivos para intimidar emulando a los  Volkssturm nazis, invitan al diálogos que transforman en farsas y bula,  inhabilitan a los dirigentes democráticos. A pesar de esos desafueros permanecen unidos, independiente de fracciones o intereses .No debaten sobre si son legales ,adecuados , menos aun democráticos esos procedimientos. Nada de esas distracciones y menos cuidar las formas es asunto que les preocupe. Ese cinismo no se debe subestimar, ni imitar…

En el lado opositor, para ser consecuente con nuestro historial pleno de dialéctica masoquista, ya se inició otro proceso más de estéril debate ,con descalificaciones veladas,  sustentados en el falso dilema de los objetivos “moralmente necesarios”. Así ,algunos postulan la idea absoluta según la cual : o pedimos TODO, incluida la RENUNCIA de Maduro, o nos entregamos, indulgentes, vaya a usted a saber la razón,  a la trampa de un caramelo  envenenado , representado por uno de los objetivos caros de los demócratas: Elecciones de gobernadores (!) Casi pareciera alta traición . ¿A Quién? ¿Por qué?

El otro mito es el llamado “síndrome del enfriamiento”, según el cual acudir a elecciones hace bajar la fuerza de la lucha. Es decir para que estemos atentos, luchando, consecuentes y puros debemos permanecer en la calle todos los días y no plantearnos elección alguna. ¿Se puede llegar a esta conclusión sin considerar sensatamente el valor político y movilizador frente a un gobierno temeroso al juicio crítico de los ciudadanos?

Por cierto es realmente posible mantener la calle “caliente” todos los días hasta que MADURO RENUNCIE. Como propone Orlando Urdaneta desde la muelle comodidad de la  ciudad de Miami.

Conviene recordar que jamás la calle o las calles del país estuvieron tan “calientes” como durante 2001- 2002. Aun la sociología no ha podido explicar ese fenómeno. Todos los días nos convocaba Carlos Ortega y salíamos. !!!  Lo demás, lo ocurrido es suficientemente conocido.

Por supuesto hay que movilizarse, pero siempre habrá un límite y la urgencia de optar o combinar ese proceder con otras opciones. ¿Cuándo? ¿Cómo? Allí está lo complejo y difícil de la Política y el inmenso reto para la Dirección de la MUD.

Aprovecho para sugerir la urgencia de un vocero de la MUD y trascender el complejo absurdo del liderazgo compartido o la vocería múltiple, sin menoscabo de consultas y consensos

Hay otra leyenda acerca si se es o no consecuente con “los Muchachos”.   ¿Quién no está con los muchachos? Salvo el Gobierno y Ricardo Molina TODOS estamos con lo que de forma equivocada llaman “muchachos”. Imagino que esa categoría incluye los diputados “no muchachos” y otras miles de personas que comparten con los estudiantes riesgos y represión.  Ese no es un dilema. No metamos a los “muchachos” en una diatriba absurda sobre elecciones o “calentamiento”. Los estudiantes, por cierto, no se plantean esa diatriba.

Creo indispensable que mantengamos mística, sosiego, pasión, inteligencia y motivación para la lucha constante.

Impermeables al desaliento.

Amalio Belmonte

—–

Los ciudadanos, los partidos y la lucha contra el Autoritarismo del Siglo XXI

Es imposible claridad absoluta y lucidez total para definir la estrategia correcta. Es una limitación que afecta a los ciudadanos o, si se prefiere a la Sociedad Civil  y a los partidos, integrados hasta donde alcanza mi entendimiento por las mismas personas que la democracia hizo ciudadanos.

No es poca cosa lo que nos ha pasado como país. La mayoría ostensible de la Sociedad entregó sus  sueños, acicateados por la ira, dudas, errores de los Gobiernos y cuestionamientos al establecimiento político del momento, a un caudillo militar salvador  que les prometió un sueño y sancionar a los responsables de sus problemas,  sin reparos  ni condiciones. Tanto deseo de cambio hizo que celebraran la defenestración de un Presidente al cual terminaban de elegir. Luego con fervor fulgurante,  elevaron al altar de la  historia política del país nada menos que a un militar golpista.

Para alivio de la conciencia democrática de la Nación,  el escritor Rómulo Gallegos  permite atenuar esa mácula, cuando la historia constata que su egregia y noble figura civilista  le permitió ser el Presidente que con  mayor porcentaje de votos ha sido electo en Venezuela, huelga decir a quien corresponde el segundo lugar, cedido por la voluntad ciudadana, no por los Partidos Políticos. Ese antecedente obliga aguzar el ingenio y el esfuerzo analítico para entender lo ocurrido y atisbar con  objetividad y sentido de realidad el futuro.

Recordemos, que la magnitud del fenómeno es de tal dimensión que muchos de los irreductibles opositores del momento actual (no por ello merecen cuestionamiento alguno) encendieron neón porque “al fin alguien plantó cara al Puntofijismo”.

Bien las secuelas de esa decisión, explicables quizás en términos socio políticos las sufrimos hoy. Así es aconsejable, con mística carbonaria, diseñar las mejores acciones para responder a las consecuencias derivadas de esa apuesta por un sueño mesiánico, que tanto daño ha hecho en estos países, y que hoy puebla con su sino trágico las vicisitudes que sufre Venezuela.

Impermeables al desaliento.

Amalio Belmonte

Secretario de la Universidad Central de Venezuela

Caracas 12 abril 2017

1 comentario |

1 Jose Abel Ramirez Herrera { 04.13.17 at 20:41 }

Mi amigo y compañero, Profesor Amalio Belmonte emite un juicio inteligente, como Sociologo, que debemos admitir, debe ser discutido por los líderes de la MUD

Puedes dejar tu comentario a continuación: